¿Tienes un negocio o estás pensando en iniciar uno? Si es así probablemente ya has tenido contacto con los términos misión y visión. Incluso, puede ser que ya hayas elaborado ambos y que formen parte de tu plan de negocios, pero si no es así, si aún no sabes de que se trata, o si no te queda clara su utilidad, entonces este artículo te resultará de ayuda para comprender su importancia y finalidad.

¿Que son la misión y visión?

Primero lo primero. Intentemos comprender (más que definir) lo que es una misión y lo que es una visión. Quiero hacer énfasis en que no intentaré definir los términos desde un punto de vista administrativo porque para eso encontrarás un montón de información en la red1; lo que si deseo lograr es que comprendas el verdadero “significado” de la misión y la visión.

Empecemos con la misión. La misión equivale a responder a la pregunta “¿Cuál es nuestro negocio?”, es decir, la misión encierra el verdadero propósito de tu empresa y, por lo tanto, debe distinguirla de otras empresas similares. En términos generales, la misión debe revelar lo que es tu negocio y para quien llevas a cabo tus actividades (clientes) permitiendo ser un punto de referencia para el futuro de tu negocio..

Ahora, en cuanto a la visión, podemos equipararla con la pregunta “¿en que queremos convertirnos?”, es decir, el objetivo último de la empresa, de tal modo que aporte una guía inequívoca de hacia a donde vamos. Por lo general, al elaborar la misión y visión del negocio, es recomendable iniciar con la visión, ya que sentará las bases para un misión bien detallada.

¿Cómo deben ser la misión y visión de mi negocio?

La misión visión de tu negocio deberían ser, ante todo, inspiradoras. Idealmente, un solo enunciado debería bastar para contener la filosofía y valores fundamentales que tu negocio persigue con su actividad, de modo tal que sea fácil de comprender para las personas interesadas, comprender en un sentido profundo para entender la verdadera importancia del negocio y en que se diferencia de los demás.

Por lo tanto, la misión y visión deben ser claras y coherentes con tu negocio, sin dejar de lado a las partes interesadas. Esto significa que en una misión deben estar incluidas, implícita o explícitamente, los diferentes protagonistas del negocio: clientes, personal, productos, filosofía, mercados, responsabilidad social, tecnología, imagen pública, etc.

En el caso de la misión, además, debe construirse identificando aquello que hace diferente a tu negocio y sus productos o, en otras palabras, considerando la verdadera utilidad que ofreces con lo que haces, lo que produces o lo que vendes. ¿Que significa esto? Que una misión debe ir más allá de señalar solamente productos y objetos para indicar los beneficios que acarrean el uso de estos productos:

  • No se trata de vender zapatos, sino de ofrecer comodidad para los pies y el placer de caminar.
  • No vendes cosas u objetos, debes vender emociones, ideas, sentimientos, beneficios, etc.

Por otro lado, la misión debe ser lo suficientemente flexible para permitir la inclusión de nuevos productos o servicios sin alterar el sentido original del negocio, pero no tan amplia que no especifique claramente lo que hacemos.

Vemos algunos ejemplos de misiones famosas para ilustrar de mejor manera lo anterior:

La misión de Google es organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil.

El enunciado de la misión de Google deja claro lo que ellos hacen y para qué: organizar la información para que se de utilidad para todos, sin olvidar el hacer accesible al mundo entero. Observa que esta misión no habla de ofrecer servicios de búsqueda, o de streaming de videos, o cualquier otro servicio que ofrece la compañía, sino de la utilidad que sus productos y servicios acarrean. Además, esta misión no restringe el campo de acción de Google permitiéndole ampliar su base de productos o servicios (originalmente solo era un motor de búsqueda) habiendo incluido servicios de video, fotografía, etc. sin que esto represente un cambio en su propósito original.

Permitir que la gente y las empresas de todo el mundo se percaten de todo su potencial.

En este caso, Microsoft deja clara cual es su misión de negocios y hacia quien dirige sus esfuerzos. Nuevamente debemos observar que Microsoft no habla de software, sistemas operativos o soluciones informáticas creadas por la compañía, sino que trata de ser inspiradora hablando de lo que sus productos y servicios pretenden: “permitir a la gente desarrollar su potencial“. Por supuesto se encuentra implícito que ese potencial puede ser alcanzado a través de sus productos y servicios.

Recuerda, mientras más sencilla e inspiradora sea una misión (su redacción), más fácil será identificarnos con ella.

Pero ¿cuál es su importancia para mi negocio?

Probablemente pienses que, a final de cuentas, tu negocio puede funcionar aunque no tengas una misión y una visión definidas, así como muchos otros pequeños negocios funcionan. Efectivamente, tu negocio puede seguir funcionando mientras seas pequeño, pero si en algún momento deseas crecer, o captar inversión, entonces te enfrentarás a la necesidad de definir cuál es la labor fundamental de tu empresa y a donde deseas llegar; entonces ¿porqué no empezar a pensar en ello?

Pero no se trata solo de eso. Existen mucho beneficios directos e indirectos de contar con una misión y una visión de tu negocio. Para empezar, una misión debe indicar lo que haces, por qué lo haces y la forma en que lo llevas a cabo. Esto, de entrada, te permitirá dirigir esfuerzos debido a que sabes lo que debes hacer y a donde quieres llegar.

Por otro lado, tanto tú como tus empleados tendrán un propósito claro, y cuando este propósito es inspirador, será un factor determinante en la motivación general, pues le da un sentido al esfuerzo diario. Esta es la razón de que la misión y la visión deben ser inspiradoras y representar el espíritu del negocio y sus productos, no los objetos.

Además, a partir de la misión y visión es posible establecer objetivos coherentes y que impulsen a todos los participantes hacia una mejora. Esto es especialmente visible cuando existe la oportunidad de crecimiento en otros mercados, de tal modo que una misión y visión bien redactadas podrán indicarte aquellos nuevos mercados que son compatibles con lo que haces y con tus objetivos.

Elaborar la misión y visión de tu negocio debería ser el primer paso para dar un sentido y un significado a todo lo que harás como parte de ese negocio. Recuerda, tus clientes no necesitan saber que vendes “frutas y verduras”, eso ya lo saben, ellos necesitan saber que beneficios les proporcionas con tus productos. Entonces no son “frutas y verduras” lo que debes vender, sino “salud y nutrición” y todos los beneficios que esto acarrea.

Por otro lado, ¿te sientes más motivado vendiendo “frutas y verduras” que ayudando a las personas a estar sanas y bien nutridas? Ayudar a otros a través de tus productos y servicios le da un significado más profundo e importante a lo que haces diariamente, es decir, a tu misión.


  1. Un búsqueda rápida en Google sobre la definición de la misión y visión aportará mucha información al respecto.