Imagina por un momento que sales a recorrer un camino, con la intención de llegar a algún lugar específico, pero sin saber la dirección que debes tomar, los senderos que debes andar y ni siquiera dónde se encuentra ese lugar. Difícil ¿verdad?

En el ámbito de los negocios son situaciones como la anterior las que llevan un emprendimiento a la ruina. Es muy difícil hacer algo bien si no sabes que haces. Es precisamente esta la principal utilidad y finalidad de la misión de una empresa: determinar el negocio en el que estamos. Delimitar y formular la misión equivale a conocer tu negocio, saber que es lo que haces, para quién lo haces y por qué lo haces. ¿Entiendes la importancia de la misión de tu negocio?

¿Que es la misión de una empresa?

En términos simples y sencillos, la misión de una empresa es un enunciado que identifica la razón de ser de un negocio —o empresa—, sus clientes y productos y, en muchos casos, permite diferenciarlo de otros negocios competidores. La misión es la base para la formulación de estrategias y metas, porque delimita el campo de acción y las oportunidades que pueden aprovecharse para beneficio de la empresa y su entorno.

De este modo, al definir una misión adecuada, también se define la utilidad que tiene el negocio para el cliente, es decir, lo que ofreces a tus clientes y por qué.

Importancia de la misión para una empresa

La misión de una empresa tiene múltiples niveles de importancia porque afecta diversas áreas de su actividad. La siguiente es una lista de algunos de los factores por lo que la misión tiene gran importancia:

  1. Permite definir y delimitar la actividad de la empresa. Al enunciar la misión, el efecto inmediato es conocer exactamente en que negocio estamos, lo que permite delimitar nuestras actividades para atender exclusivamente ese negocio.
  2. Permite determinar lo que se pretende logar al realizar las actividades. La misión permite conocer la finalidad que se persigue al hacer lo que se hace.
  3. Ayuda a identificar a nuestros clientes. Saber exactamente que es lo que hacemos permitirá saber, sin lugar a dudas, para quién lo hacemos.
  4. Es el núcleo de la empresa. Todas las actividades de la empresa y del individuo deben ser regidas por la misión, porque es el eje de operación diaria para cada uno de los integrantes de una organización.
  5. Es la base primera para la planeación y la estrategia. La misión de una empresa proporciona la guía sobre la que se pueden generar planes y estrategias a corto y largo plazo gracias a que es el eje rector e indicador por excelencia del fin primordial de la empresa.
  6. Define cuál es el mercado de la empresa. Al definir los clientes y productos de la empresa, por fuerza debe definir el mercado en el cual se desenvuelve.
  7. Otorga una dirección para los integrantes de una empresa. Para colaboradores y empleados, ofrece una guía para llevar a cabo sus actividades toda vez que permite saber por qué realizan su trabajo.

La lista de factores por los que la misión cuenta con gran importancia en cualquier negocio podría ser mucho más larga, sin embargo he tratado de identificar los factores relevantes para ofrecer una idea clara del papel central que juega en las empresas.

Consejos para definir una misión adecuada

Definir la misión de una empresa, sin importar el tamaño, antigüedad o giro de esta, no es algo trivial. No debes tomar a la ligera la determinación de tu misión, porque de ella depende la forma en que actividades y esfuerzo generales serán aplicados al quehacer diario en tu negocio.

Para definir tu misión el primer paso debe ser responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es mi verdadero negocio? o ¿en que negocio estoy?
  • ¿Cuáles son mis objetivos?
  • ¿Que productos o servicios ofrezco?
  • ¿A quién están dirigidos mis productos o servicios? es decir ¿quiénes son mis clientes?
  • ¿Que utilidad represento para mis clientes?
  • ¿Qué necesidades de los clientes satisfago?
  • ¿Qué problemas de los clientes resuelvo?
  • ¿Que beneficio aporto a la sociedad?

Responder estas preguntas te permitirá definir la razón de ser de tu negocio y acercarte a la determinación de tu misión. Mantén en mente los siguientes consejos al momento de desarrollar tu misión:

  1. Piensa en problemas y necesidades. En la medida en que determines los problemas que tus productos o servicios ayudan a resolver, descubrirás la verdadera utilidad que tienes para tus clientes.
  2. Piensa en experiencias antes que productos. Analiza los productos o servicios que ofreces y determina el verdadero impacto que tiene en tus clientes: no vendas seguros, vende tranquilidad; no vendas viajes, vende libertad; etc.
  3. Piensa en ella como un motivador. La misión es el principal motor y motivación que deberás transmitir a tus colaboradores. Es muy difícil lograr el compromiso de las personas cuando estas no comparten o comprenden cual es su misión, y cuando no creen en ella.
  4. Toma en cuenta todos los factores de tu negocio. En la misión deben estar contemplados todos los aspectos de tu negocio: clientes, empleados y colaboradores, socios, productos, entorno, etc.

A partir de estas preguntas, cuyas respuestas deben estar orientadas por los tres puntos anteriores, podrás determinar la misión correcta de tu negocio. Por ejemplo, analicemos las siguientes misiones de algunas empresas de renombre:

La misión de Google es organizar la información del mundo y lograr que sea útil y accesible para todo el mundo.

Una misión sencilla y concreta que sin embargo abarca todo lo que es la empresa en sí:

  • Clientes: todo el mundo
  • Utilidad: proporcionar información útil y accesible
  • Producto o servicio: información organizada
  • Oportunidades: cualquier área que tenga que ver con información

Veamos otro ejemplo:

Amazon: Ser la empresa mas centrada en el cliente de el mundo, donde las personas puedan encontrar y descubrir cualquier cosa que quieran encontrar en línea.

  • Clientes: personas en cualquier parte del mundo que compren en línea.
  • Utilidad: ayudar a las personas a encontrar y descubrir cualquier cosas que quien comprar.
  • Producto o servicio: cualquier cosa que pueda ser vendida en línea.
  • Oportunidades: ventas en línea.

Otras misiones igualmente interesantes:

Nike: llevar inspiración e innovación a cada atleta en el mundo.

¿Inspiradora?

Starbucks: Inspirar y nutrir el espíritu humano, una persona, una copa y un vecindario a la vez.

Sencilla y profunda.

¿Cómo hacer útil mi misión?

La misión debe ser utilizada para volverse realmente útil. De nada sirve tomarse el trabajo de determinar la misión si no beneficia a nuestro negocio. La misión de una empresa, como cualquier otra herramienta, debe ser utilizada y aprovechada al máximo para generar resultados. A continuación te dejo algunos consejos para beneficiarte de tu nueva —o vieja— misión:

  1. Hazla visible en todo momento. ¿Identificaste tu misión y la desarrollaste al máximo? Ahora toca ponerla a la vista de todo el mundo. Permite que empleados, clientes, proveedores y especialmente tú, puedan verla en cualquier momento para recordar porqué estás aquí.
  2. Grítala a los cuatro vientos. Estas tan orgulloso de tu misión que ahora puede verla todo el mundo. No basta con eso, haz que todas las personas relacionadas con tu negocio —clientes, empleados, proveedores, etc.— lo escuchen de tu boca. En cada oportunidad muestra lo importante que es tu misión, porque tu misión representa la importancia que los demás tienen para tu negocio.
  3. Véndela igual que tus productos. No, no me refiero a que cobres por tu misión o por hacer misiones para otros. Me refiero a que debes hacer que tus colaboradores crean en ella tanto como tú, porque esto generará el compromiso en cada uno ellos, lo que repercutirá positivamente en la satisfacción de tus clientes.
  4. Úsala hasta que se acabe. ¿Que significa esto? Planea y desarrolla estrategias basadas en tu misión. Identifica las oportunidades que te presenta el mercado gracias a tu misión. Analiza constantemente que sigues el camino definido por tu misión, y cuando llegue el momento de crecer, diversificar, o simplemente mejorar, reformula la misión de tu empresa manteniendo la esencia de tu negocio.

Ahora todo depende de ti, pero no te preocupes, nadie mejor que tú sabe lo que eres y lo que haces. Úsalo en beneficio de tu negocio y tu entorno.


Imagen destacada: “Working” de Ben Grey / CC BY-SA.