Vayámonos rápido y al grano. Si estas leyendo este post es porque seguramente te encuentras en la situación de querer iniciar un negocio pero no cuentas con los recursos financieros (llámese dinero) necesarios y buscas ideas o consejos para hacerlo. Si es así te tengo buenas noticias: ¡has llegado al lugar correcto!

Dadas las condiciones económicas actuales en nuestro país, y en muchos otros países, contar con el dinero necesario para iniciar un negocio tal y cómo lo imaginamos, o lo deseamos, suele ser cosa complicada, sin embargo, esto no significa que todo este perdido y no existan formas de lograr la independencia económica convirtiéndonos en emprendedores.

Puede ser que tu situación actual se parezca a alguna de las siguiente:

  • Deseas iniciar un negocio propio porque te encuentras desempleado y necesitas ingresos.
  • Tienes empleo pero deseas independizarte y mejorar tus ingresos.
  • Quieres cumplir ese sueño que siempre has tenido de dedicarte a lo que más te gusta e iniciar un negocio pero no cuentas con recursos.

Cualquiera sea esa situación, te tengo buenas noticias: es posible iniciar un negocio sin dinero, o casi sin dinero.

Sin fórmulas mágicas

Lo primero que debes saber, y tener en cuenta, es que no te voy a ofrecer ninguna fórmula mágica para lograrlo. Mucho menos te voy a asegurar que te vas a hacer millonario nada mas empezar tu negocio. Como todas las cosas de la vida, lo bueno cuesta, y un negocio propio es, probablemente, una de las cosas que más te van a costar si en realidad lo deseas (aunque las recompensas vienen en la misma proporción).

Iniciar un negocio con una baja inversión económica, especialmente del tipo de negocio de los que trata este post, significa una gran inversión de esfuerzo y tiempo de tu parte. Seguramente has escuchado una y otra vez el «trabaja duro para lograrlo«. Si bien es cierto que como emprendedor tendrás que trabajar duro para llevar adelante tu negocio, es más importante aún trabajar inteligentemente.

Así que una vez puestas las cartas sobre la mesa, estamos listos para empezar con lo que importa.

¿Que tipo de negocio puedo iniciar sin dinero (o casi sin dinero)?

Para empezar, sin dinero no puedes iniciar un negocio que requiera una inversión significativa. Para ello necesitarías conseguir recursos (ya sea mediante préstamos, inversores, etc.). Lo que sí puedes hacer es iniciar un negocio que suponga vender lo que sabes hacer; eso para lo que tienes experiencia y en lo que eres realmente bueno; crear un negocio a partir de algo que te apasiona y que te permita transmitir esa pasión en el resultado de tu trabajo.

Esto significa iniciar un negocio ofreciendo servicios o productos elaborados por ti mismo. Probablemente no parezca gran cosa lanzarte a ser un trabajador independiente (o autónomo), pero para muchos empresarios de éxito ha sido la forma de iniciar y lograr resultados extraordinarios.

Claro que para todo debes tener una estrategia e iniciar tu propio negocio no es la excepción. Antes de empezar debes hacer la tarea e investigar un poco para reducir el peligro de errar en tu elección.

¿Iniciar mi negocio resultará rentable?

No se trata de lanzarte como un loco por esa idea que tienes. Como mencioné algunas líneas antes, se trata de trabajar inteligentemente. Iniciar un negocio con nula o poca inversión significa, en la mayoría de los casos, enfrentarte a riesgos y a un avance lento, pero esto no quiere decir que no pueda ser rentable. Un negocio de baja inversión puede ser la semilla para un gran negocio futuro, todo radica en las ganas que tengas de hacerlo y lo comprometido que estés con tu idea.

Puedes empezar por evaluar la idea que tienes haciéndote algunas sencillas preguntas:

  1. ¿Existe una necesidad real (o deseo) del producto o servicio que quiero ofrecer?
  2. ¿Poseo lo conocimientos y/o experiencia necesarios para desarrollar esta actividad ofreciendo calidad y satisfacción en el resultado? En todo caso ¿deseo aprender y adquirir las habilidades necesarias para esta actividad?
  3. ¿Deseo emplear mi tiempo para desarrollar y mejorar esa actividad como un negocio a largo plazo?

Si las respuestas son positivas entonces estas en buen camino para que tu negocio, aunque pequeño, sea rentable en el corto o mediano plazo.

¿Cómo iniciar mi negocio sin dinero (o casi sin dinero)?

Esa es la cuestión. Puede ser que la idea que tengas en mente requiera de una aplicación especial (en cuyo caso te recomendaría conseguir un poco de asesoría), pero en general necesitarás seguir una serie de pasos básicos:

  1. Evaluar tu idea de la mejor manera posible. Es importante que analices (y sondees) la verdadera utilidad del producto o servicio que deseas ofrecer. No lo hagas simplemente porque a ti te gusta y crees que será un éxito. Conoce a tu cliente y sus necesidades para saber si tu negocio aprovechará eso para ser rentable y exitoso.
  2. Da a conocer tu nuevo negocio (productos o servicios) entre amigos, familiares y a todo aquel que sea posible. Una vez que has decidido el tipo de negocio y estás seguro de lanzarte en la aventura, grítalo a los cuatro vientos y haz que todo mundo sepa que estás en el negocio. Recuerda que inicias sin recursos, por lo que debes aprovechas todas las oportunidades de darte a conocer a través del boca a boca, y nadie estará más gustoso de recomendarte que las personas que ya te conocen. Aprovecha esto e intenta llegar al mayor número de personas. Aprovecha las redes sociales y las herramientas tecnológicas a tu alcance.
  3. Presta el servicio o crea el producto pensando siempre (sin excepción) en la satisfacción del cliente. El secreto pequeños negocios rentables está en centrarnos en los clientes. Conoce a tu cliente, sus necesidades y deseos y trata de satisfacerlos de la mejor manera posible. Entrega más de lo prometido y sorprende con detalles significativos que hagan la diferencia y creen una impresión positiva permanente en tu cliente. Siembra hoy y cosecha mañana.
  4. Pide a tus clientes que te recomienden. Un cliente satisfecho sera la mejor publicidad que puedas tener y, como ventaja adicional, sera un cliente recurrente. Ocúpate en generar clientes satisfechos y pide que sean ellos mismos quienes te recomienden entre sus conocidos. También puedes solicitarles comentarios por escrito (ofrece un pequeño formato para ello) donde plasmen sus impresiones para que puedas utilizarlas como carta de presentación ante nuevos clientes. Los testimonios son una poderosa herramienta de autopromoción.

¿Para qué tipo de negocio aplican estos consejos? En general, para casi todos los negocios basados en empleo autónomo:

  • Diseñadores web freelance, desarrolladores freelance, diseñadores freelance, etc.
  • Elaboración de pan, posters y comida desde casa.
  • Elaboración de joyería de fantasía y accesorios desde casa.
  • Costura y confección de ropa.
  • Asesorías (educativas, profesionales, etc.) en casa.
  • Entrenadores personales.
  • Arreglos y recuerdos para fiestas (o para toda ocasión).
  • y un sin fin de ejemplos más.

Recuerda que como emprendedor la responsabilidad será tuya, por lo que no existirán excusas ni justificaciones para ti. Los éxitos y fracasos serán solo tuyos.

¿Que debo hacer para lograrlo?

La preparación y la organización te permitirán alcanzar las metas que poco a poco vayas imponiéndote. Toma en cuenta estos consejos.

  1. Planifica. Anticipa cualquier evento o dificultad futura y prepárate para hacerle frente a través de planes.
  2. Todo por escrito. Mantén tus planes por escrito y registra todo para poder usarlo como referencia para tomar decisiones en el futuro.
  3. Desarrolla procesos. Conforme avances en tu negocio (y mejor aun si lo haces desde el principio) crea procesos que te permitan ser más eficiente, mejorar la calidad de tu trabajo y evitar caer en las repeticiones.
  4. Desarrolla tus conocimientos y habilidades. Capacítate contantemente para mejorar la calidad de lo que ofreces y la satisfacción de tus clientes. Recuerda que el mundo avanza todos los días y debes realizar tu mejor esfuerzo para mantenerte a la par.
  5. Vigila a tu competencia. Aunque el tuyo sea un negocio pequeño debes pensar en él como el mayor negocio. Esto significa saber en que entorno te mueves y quienes son los actores que están a la par contigo. Conoce a tu competencia (¿que productos ofrecen? ¿en que se diferencian?) y crea alianzas con otros negocios pequeños que puedan complementar y mejorar el producto final entregado al cliente.

Un negocio pequeño no tiene el éxito asegurado, pero siguiendo estas recomendaciones básicas puedes aumentar las probabilidades de lograrlo.