Desde el segundo post en este blog he sostenido que en la administración, como en muchos otros ámbitos de la vida humana, no existen fórmulas mágicas que te garanticen los resultados deseados. El éxito es producto de —entre otras cosas—, la oportunidad, la planeación y la dedicación. Sin embargo, si tuviese que elegir un elemento que invariablemente se encuentre presente en todos los casos de éxito, este sería «la creatividad».

La creatividad, generalmente ligada a la innovación, puede entenderse como la capacidad de crear e inventar; generar nuevas ideas o conceptos, o hacer combinaciones totalmente nuevas y diferentes entre distintas ideas.

Si volteas a ver a tu alrededor, encontrarás un sin número de ejemplos del uso de la creatividad como motor de empresas y negocios a lo largo y ancho de todo el mundo. Enormes empresas se han formado de la nada, gracias a una idea totalmente original, o gracias a un enfoque distinto en la forma de hacer las cosas, incluso hablando de cosas que ya existían.

Puedo darte muchos ejemplos del uso de la creatividad como eje de empresas. En el ámbito tecnológico —por supuesto en épocas recientes—, tenemos a Google, Twitter, Facebook, Uber y un gran número de otras empresas hoy valoradas en cantidades exorbitantes. ¿Hace cuantos años que están presentes en nuestra vida? En realidad, si hablamos en términos tradicionales, todas son empresas muy jóvenes que han experimentado un crecimiento exponencial gracias a «la creatividad» con la que fueron concebidas y que aún mantienen como parte fundamental se sus operaciones diarias.

Gracias a la introducción de nuevos servicios, o a la reinvención de sus servicios tradicionales, estas empresas han logrado crecer vertiginosamente y, lo que es mejor todavía, mantenerse a la vanguardia en sus respectivos campos.

Pero no hace falta se Uber o Google para ser y mantenerse creativos en la administración y dirección de tu negocio. Esa es la principal virtud de la creatividad: es del dominio público. No importa cual sea tu actividad; no importa si eres un profesional independiente o un empresario: desarrollar tu trabajo con creatividad te permitirá mayores éxitos y satisfacciones.

¿Antes de Twitter hubieras imaginado que 140 caracteres para escribir serían la base de una plataforma increíblemente exitosa? ¿Que hizo diferente Facebook que le permitió imponerse a las redes sociales dominantes en sus inicios? ¿Por qué
Google es ahora el buscador por excelencia habiendo dominado a gigantes de otros tiempos como Altavista y Yahoo? Más allá de los detalles técnicos todo empieza con una idea original, o un modo totalmente nuevo de afrontar un problema existente.

¡Pero Cuidado! No se trata simplemente de ser creativo; no. Se trata de enfrentar los problemas de un modo creativo para encontrar soluciones totalmente nuevas que funcionen. De nada serviría hacer cualquier cosas de una manera totalmente original si es igualmente inútil. La creatividad efectiva es cuando a través de un enfoque original o nuevo, ayudamos a solucionar o, en el mejor de los casos, solucionamos un problema existente; o bien mejoramos un aspecto importante de vida cotidiana. Es en este momento cuando la creatividad se vuelve verdaderamente útil y puede dar origen al éxito verdadero.

No importa cuál es tu actividad productiva, siendo creativo al momento de abordar problemas, permitirá soluciones nuevas que mejorarán no solo tu vida, sino la de todos en tu entorno. Y recuerda: no se trata de reinventar la rueda; se trata de aprender de la experiencia de otros para lograr ideas totalmente nuevas y mejores soluciones.


Foto destacada: “I have an idea @ home” por Julián Santacruz / CC BY.